Un blog donde la Magia y la Vida se unen para entrelazarse.
De raíces Wiccas, hablaremos de rituales, hechizos, protecciones, amuletos, adivinación...
Para crecer como personas y ser felices. Para hacer de nuestro día a día un camino espiritual, rico y lleno de Luz.

Bio:

Mi foto
Barcelona, Catalunya, Spain
Tarotista profesional, he aprendido, por herencia, el Tarot Evolutivo que te ayuda a crecer en la vida. Considero el Tarot como un guía, amigo y consejero. Asimismo, creo en la Magia y en sus rituales siempre en fin de bien. Soy una bruja Wicca ecléctica que trabaja con velas, inciensos, piedras, etc. y con los elementos de la Naturaleza. Deseo que la Diosa derrame bendiciones como pétalos en tu corazón...

jueves, abril 20, 2006

Fiestas Wicca: Se acerca Beltane !!!

Beltane es una antigua fiesta gaélica que se celebra el 30 de Abril-1 de Mayo en el hemisferio occidental. Su nombre deriva del irlandés "Beáltaine" o del Escocés Gaélico "Bealtuinn", ambos procedentes de la antigua palabra irlandesa "Beltene" que significa "fuego brillante". Otros nombres por la cual esta festividad es conocida son: Mayday, Walburga, Galan Mai, Shenn da Boaldyn, Bealtinne, Beltine, Beltain, Beal-tine, Beltan, Bel-tien, Beltein. Entre tribus de la Galia meridional, se apunta el nombre de Giamonia, derivado del mes del calendario de Coligny, Giamonios.

La Madre Tierra, representada por la Diosa, ha despertado y se encuentra madura y fértil y el Joven Dios expresa su amor por Ella. Es un tiempo de alegría y de renacimiento que se revela con la aparición de las primera flores del verano que se elevan hacia el cielo en su honor.

A pesar de que, en la actualidad, Beltane se celebra entre la caída del sol del 30 de Abril hasta la caída del sol del 1 de Mayo, se sabe que en la antigüedad, antes de los cambios producidos en el calendario en 1752, los rituales se postergaban unos días a la espera que el espino, así como otras plantas, empezaran a echar flores.
Image hosted by Photobucket.com


Las tradicionales fogatas de Beltane marcan la mitad de la rueda del año, la calma antes de la venida del glorioso verano que se acerca velozmente. Es la tercera fiesta de los tres festivales que celebran la fertilidad de la primavera (los otros son Imbolc y Ostara). También es la segunda celebración celta en importancia (la otra es Samhain). Se encuentra a medio camino entre el equinoccio de Vernal (primavera) y la mitad del verano (el Solsticio de Verano). Desde los tiempos antiguos ha señalado la llegada del buen tiempo. En este momento, las Pléyades se agrupan y en el Hemisferio Norte, se elevan durante el día y pueden ser vistas sólo momentáneamente en la noche. Cada día el sol se acerca un poco más en alineación con las Pléyades para que durante el Solsticio de Verano las Pléyades se eleven justo antes de la luz del amanecer. En el cúmulo abierto de las Pléyades sólo seis de las estrellas brillan intensamente. La séptima, Mérope, lo hace débilmente porque está eternamente avergonzada de haber mantenido relaciones con un mortal. Algunos mitos también dicen que la estrella que no brilla es Electra, en señal de luto por la muerte de Dárdano, aunque otras pocas versiones dicen que se trata de Estérope. Son, pues, siete hermanas, en la constelación de Tauro.

Muchas leyendas de la cultura antropológica alrededor del mundo se relacionan con las Pléyades. Las Pléyades, en la mitología griega, son las siete hijas de Atlas y Pleione (llamadas Alcione, Merote, Electra, Celaeno, Taygeta, Maia y Asterote). Atlas y Pleione son las estrellas vecinas y muchos templos griegos estaban orientados hacia el punto de salida y puesta de las Pléyades. Los Griegos también se referían a las "Pléyades" (escrita con una "e" adicional) como las "Palomas". La referencia más antigua registrada sobre las Pléyades, sin embargo, corresponde a la literatura astronómica China fechada en 2357 AEC. Para las tribus agrícolas del hemisferio norte el curso de las Pléyades indicaba el comienzo y el final de la temporada de cultivo. Para los Japoneses la constelación de las Pléyades se llama Subaru y en Sánscrito se llama Krittikas. Algunos de los pueblos aborígenes de Australia la conocían como Makara y reconocían que estaba conectada con la constelación de Orión. Para los Aztecas se llamaba Tianquiztli, que significa el "lugar de reunión" y era considerado un signo importante de la continuidad de la vida. Las Pléyades son, por tanto, un marcador de extraordinaria precisión para los eventos del contacto celestial-terrestre registrados por las diferentes culturas del mundo.

Beltane, como Samhain, es un tiempo de no tiempo, en el que los velos entre los dos mundos son muy delgados (y se pueden atravesar fácilmente no distinguíendose la frontera) y se produce una interrelación que da lugar a encuentros mágicos e inxeplicables. Es el tiempo en que las Hadas vuelven tras el descanso invernal, despreocupadas, risueñas y contentas y realizan bromas. La noche antes de esta fiesta, en los tiempos antiguos, la gente colocaba ramas de manzano en las puertas y ventanas de sus casas para protegerse de los hechos inesperados que ocurrían en aquella noche y que, a menudo, no tenían una explicación racional. En la Isla de Man, el miembro más joven de la familia recogía flores de onagra, la vispera de Beltane, y las esparcía por el suelo de la casa para asegurar la protección de la casa durante este evento. En Irlanda se creía que la comida que sobraba de la celebración no debía ser ingerida y se ofrecía las Hadas. Observamos pues, que se conservan muchas tradiciones diferentes en relación a esta celebración. Incluso hay una leyenda que cuenta que si en la noche de Beltane te sientas bajo un árbol podrás ver la Reina de las Hadas cabalgando en su corcel blanco u oír los cascos de su caballo cruzar las montañas durante la noche. La historia relata que si un@ escondía su rostro, la Reina pasaba de largo pero si la mirabas, quizás te eligía y te llevara consigo. El floklore escocés mantiene canciones que relatan historias parecidas.

Beltane siempre ha representado un tiempo propicio en la sabiduría popular, un festividad que trae consigo la suerte. Los tristes y lóbregos días son un recuerdo de los días pasados. La luz renace en el tiempo de más fuerza y el fuego es protagonista. Recordamos a nuestros antepasados, aquellos que llamados Tuatha Dé Danaan, pusieron sus pies en Erin, tras quemar sus naves, expresando de aquella manera su intención férrea de establecerse en la Tierra Esmeralda. Los que llegaron del Norte cruzando los cielos envueltos en niebla.

Estamos en nuestro quinto mes lunar, sea cual sea, la tradición seguida, tanto en la arbórea como en otras variantes modernas.El mes del Sauce atraviesa Beltane y le confiere su esencia mágica.En nuestro ritual previamente hemos apagado todos los fuegos existentes en nuestra tribu o comunidad, como una forma simbólica que representa la ausencia de éste. Al amanecer cuando el alba empiece a despuntar sobre la primera mañana del Verano, encenderemos ritualmente nuestro fuego donde regeneraremos nuestra propia vitalidad espiritual. La hoguera, como hacían nuestros antepasados estará formada por nueve maderas sagradas de nueve árboles diferentes que serán portadas por nueve personas. Cuando queme, obtendremos ascuas para encender otros pequeños fuegos en este amanecer de Beltane. Nuestros antepasados realizaban pasando, tanto ellos como su ganado, por entre el humo en un rito de limpieza y purificación. El fuego era y es símbolo divino. Este fuego se encomendaba al patronazgo del Dios Belenos (el brillante), dios celta Solar. Manifestación, por otra parte del Señor del Verano y asociado con los poderes sanadores el Sol. Beli es el padre, el protector y el esposo de la Madre Diosa.

En la mitología galesa, Beltane es el tiempo de la batalla anual entre Gwyn ap Nudd and Gwythur ap Greidawl por Creudylad. Gwyn ap Nudd, el Salvaje Cazador de Gales es el dios de la muerte y Creudylad es la hija de Lludd (Nudd), Mano de Plata (hijo de Belenos). Ella es la más hermosa doncella de la Isla del Poderoso. Un mito que representa la lucha entre el invierno y el verano por hacerse con la magnifica tierra florecida.

En el mito de Rhiannon and Pwyll, ella da a luz a su hijo. Todas las matronas caen en un profundo sueño y el hijo es raptado. Para salvarse del castigo, las mujeres se empaparon las vestiduras de sangre, que procedía de un cachorrillo, así como las de Rhiannon a fín de propagar el bulo de que ella se había comido, durante la noche, al bebé. Fueran creídas y Rhiannon penó durante siete largos años. Se la condenó a cargar a su espalda a cualquiera que quisiera cruzar desde el puente hasta el palacio aunque raramente alguien se acercaba a ella. Nadie sabía donde se hallaba el bebé. Paralelamente al suceso de Rhiannon, cada noche de Beltane, uno de los vasallos de Pwyll, Teirnyon Twryv Vliant, tenía una yegüa que paría pero el potrillo desaparecía sin dejar rastro. Harto de ese suceso, este hombre, un año, aguardó en el granero y vigiló el parto. Una vez, el potrillo fue parido, un gran ruido cruzó la noche y un brazo acabado en garra penetró a través de una de las ventanas y se lo llevó.Teirnyon cortó el brazo con su espada y escuchó un aullido. Abrió la puerta del granero y se encontró un pequeñín al que adoptó y llamó Gwri Wallt Euryn (Gwri el de la Cabellera Dorada). Cuanto más crecía, más se parecía a su Pwyll y ello les hizo llegar a la conclusión de que lo encontraron la misma noche que nació el hijo de Rhiannon. El vasallo llevó al niño al castillo tan deprisa como pudo, conto la historia y Gwri fue devuelto a sus padres. El jefe druida le puso el nombre de Pryderi (problema) por la primera palabra que le dijo su madre al verle: "El problema está, efectivamente, finalizado para mí si esta historia es verdad".

La festividad se celebra con bailes, danzas, dando tres vueltas a las hogueras para procurarse suerte hasta la siguiente celebración, vistiéndose con ropa estampada con flores y engalanándose con guirnaldas los cabellos y luciendo cintas de colores. Los enamorados se pierden en los bosques y campos, besándose y portando flores y ramas de árboles. La Vida renace esa noche por doquier. Una de sus costumbres consistía en levantarse antes de que el sol apareciese, después de una vigilia en los bosques sagrados, donde habían participado en los ritos sexuales de Beltane, iban a alguna colina cercana para observar la salida del sol y bañarse en sus vivificadores rayos. Dicho baño podía tomarse también de una forma más simbólica, bañándose en fuentes sagradas y manantiales en los cuales los rayos sol habían quedado atrapados o bebiendo el agua de estos o de pozos también sagrados, donde la luz solar había quedado retenida. Los druidas aconsejaban que se bebiera el agua de esos manantiales antes de la salida del sol, que se lavaran con el rocío de la mañana y se adornaran con flores. Todo este ritual era para danzar en torno del árbol de mayo, dejándose llevar por la festividad estacional.El rocío que se recogía en las mañanas de Beltane también se recogía, guardándolo con el fin de utilizarlo en posteriores rituales. El rocío en su concepto mágico era considerado una esencia destilada de la Tierra por medio del fuego( el sol), una alquimia de la naturaleza espiritual de la Madre Tierra, en cuyo seno los manantiales y arroyos representan los órganos femeninos de ella con sus propiedades curativas.


Nuestros hermanos de espíritu de esas épocas escogían a una "Doncella de la Flor" también denominada "Reina de Mayo", que era la representante simbólica en esta fiesta, de la Diosa en uno de sus triples aspectos de transformación, de virgen a madre. En medio de un ritual de música y danza se simulaba la cópula de la diosa con el árbol de mayo, que según la ubicación de la tribu, podía ser un tronco de abedul como en Gales, un espino en ciertas partes de Bretaña, o un acebo como en Eire, además del sauce, pero todos ellos representando un atributo fálico. Como fiesta que era de fertilidad y de liberación sexual, estaba dedicada también a la unión entre parejas o casamiento. La pareja recién unida consumaba esa unión en algún lugar del bosque, con el beneplácito de la tribu entera, que en diversas ocasiones se sumaban con sus parejas respectivas a la celebración.
Por otra parte, aún se conserva la costumbre de azotar las piernas desnudas de las muchachas con pequeñas ramitas o con juncos, práctica que pretendía en la antigüedad evitar la mala fortuna y procurar la fertilidad, tal práctica es realmente un activador erótico si se realiza con suavidad al favorecer la circulación de la sangre y su irrigación sobre ciertas zonas.

Asimismo, se percibía en esta festividad, la intención de reforzar los vínculos de las tribus y de los clanes. Los celtas se reunían en estos acontecimientos masivamente, lo cual servía para fomentar alianzas entre tribus y fortalecer los lazos entre clanes y familias. Durante dichas celebraciones no había una sola refriega entre ellos y las armas estaban prohibidas. A esto se le sumaba el componente mágico con sus liturgias rituales lo que convertía a Beltane en una comunión que rebasaba la simple fiesta.

Hacia el final del festejo la persona que oficiaba de jefe del festín presentaba una gran torta o bollo horneado con huevos festoneando el borde, llamada "Am-Bonach-Beal-Tine" (el gran pastel de Beltane), lo dividían en cierto número de trozos y lo distribuían solemnemente entre los reunidos, había un trozo especial y al que le tocaba en suerte lo llamaban "Cailleach-Beal-Tine" o el Carline de Beltane, palabra de gran oprobio. En cuanto lo sabían, parte de la reunión hacían el ademán de quererlo tirar al fuego, pero la mayoría se interponía y le recataban. Sin embargo, en algunos lugares a la persona que le tocaba este trozo le tendían en el suelo y hacían como si le descuartizaban, después le apedreaban con cáscaras de huevo y el retenía el apelativo odioso hasta el siguiente año. Mientras la fiesta estaba todavía en bocade la gente hablaban del "Cailleach-Beal-Tine" como de un muerto.

Tampoco debemos olvidar al dios Cernunnos, que en Beltane es despedido para que se convierta en una parte real del mundo de las plantas y animales en nuestro propio medio. Convirtiéndose de esta manera en el señor y espíritu de todas las cosas salvajes.

El color central de Beltane es el verde, el color de la abundancia, del crecimiento, la cosecha que crece, la fertilidad y la suerte. El blanco también es un color que se acostumbra a vestir en esta fecha ya que desprende energía positiva y significa pureza, paz, espiritualidad y el poder de alejar la negatividad. El rojo es la fuerza, la tensión sexual, la consumación, la salud. Y el amarillo representa el Sol, la fuerza de la Vida y la felicidad. Los azules y los púrpuras devienen la magia, el poder del espíritu, la buena fortuna, el éxito, el avance. Finalmente, el rosa es el color del amor y de la belleza. Es pues, una celebración rica en colores que hacen vibrar el espíritu y lo elevan.

Mayo es el mes de la sensualidad y de la sexualidad, del despertar de los sentidos, del renacimiento de la Tierra y sus hijos. Recordemos que este mes estaba consagrado a la Diosa como mes de las flores y mes de la madre y tomaba su nombre de la Diosa de la naturaleza romana llamada "Maia". No debe extrañarnos que en la mitología cristiana se haya conservado este mes como el mes de las flores puesto que realmente lo es, pero tampoco debiera extrañarnos que se le denomine el mes de María, dado que la imagen de María ha sustituido en la mentalidad popular aquellos puntos ocupados por la imagen de la diosa, pero aun así, el sentido intrínseco sigue invariable en sus más profundas raíces.

Te invito a celebrar Beltane y a compartir esta noche sirviendo frutas rojas, bollos de cereales, vino tinto, etc.

Bendiciones y muchos besos!

Petitabruixa

4 comentarios:

Rozonda dijo...

Que orgullosa estoy que Beltane es mi cumple!!!

Petitabruixa dijo...

No lo sabía...Hay que celebrarlo, pues!!! Y además podrías aprovechar para hacer un ritual, pues será un momento muy propicio.

Felicidades adelantadas!

Petonets!

Lili

Small Blue Thing dijo...

¡Anda que no has currao! :)

Gracias por toda la información.

En gassho,
bluething

Petitabruixa dijo...

Gracias por el interés!

Bendiciones,

Lili