Un blog donde la Magia y la Vida se unen para entrelazarse.
De raíces Wiccas, hablaremos de rituales, hechizos, protecciones, amuletos, adivinación...
Para crecer como personas y ser felices. Para hacer de nuestro día a día un camino espiritual, rico y lleno de Luz.

Bio:

Mi foto
Barcelona, Catalunya, Spain
Tarotista profesional, he aprendido, por herencia, el Tarot Evolutivo que te ayuda a crecer en la vida. Considero el Tarot como un guía, amigo y consejero. Asimismo, creo en la Magia y en sus rituales siempre en fin de bien. Soy una bruja Wicca ecléctica que trabaja con velas, inciensos, piedras, etc. y con los elementos de la Naturaleza. Deseo que la Diosa derrame bendiciones como pétalos en tu corazón...

martes, diciembre 19, 2006

Ritual de Solsticio de Invierno o Yule

Dagda

El antiguo festival de Yule llega unos días antes de las Navidades, exactamente el 21 de Diciembre. Es el día más corto del año, el día antes que el Sol comience su largo recorrido de regreso al verano. Son fechas de finalización y comienzo de etapas.
El Solsticio es un tiempo de atar cabos sueltos, rematar asuntos pendientes y dedicarnos a hacer una limpieza general. Es el momento para deshacernos de todo aquello, material o no, que ya no necesitemos. Ordena tu casa, ordena tu vida. Así estarás preparad@ para que entren en tu casa las cosas buenas de la vida que el año que empieza te traerá.

Yule es el día más corto del año


¿Cómo puede ser el altar de esta fiesta?

El Solsticio de Invierno nos promete que, aún en lo más frío y oscuro del invierno, la primavera y el verano pronto llegarán. Por ello, reuniremos varias velas, preferentemente rojas, naranjas y doradas, de cualquier forma y tamaño. Añadiremos muchas cositas doradas, espejos, espumillón, etc. cualquier cosa que brille y refleje la luz. Entre las velas, pondremos pedacitos de papel en los que agradeceremos los logros conseguidos este año que acaba y, también, expresaremos las esperanzas e ilusiones que tenemos para el año que entra.

Festejaremos el retorno de la Luz

A nivel corporal, simbólicamente o no, nos vendría muy bien ayunar un día cuando lleguen las fiestas. Comeremos alimentos de color amarillo y naranja para honrar al Rey Sol que retorna y, además, dichos alimentos nos ayudarán a desintoxicar nuestro organismo, en especial nuestro hígado. Por ejemplo, nos alimentaremos de manzanas rojas, naranjas, zanahorias, limonada, calabacín, calabaza...Confeccionaremos sopas y zumos. Beberemos agua caliente con zumo de limón y té de jengibre endulzado con miel.
Dejaremos los zumos unos instantes a la luz del Sol para que se impregnen de su fuerza y su calor y, así, tomaremos su energía.

Los cítricos nos purifican y nos dan la energía hasta el despertar de la primavera

Podemos aprovechar al máximo la luz diurna para dar un paseo, por la mañana o después de comer. Siente como la Madre Tierra late, desperezándose lentamente, preparando el regreso de la primavera. Asimismo, puedes darte un baño con aceites de naranja y limón, a la luz de las velas, visualizando como el perfume y la luz te renuevan.

Nos relajaremos y dejaremos que la tenue y cálida luz de las velas nos ayuden a visualizar a nuestra Madre Tierra

Si has hecho un altar con velas, como el indicado en este post o similar, vamos a realizar un ritual. En caso de que no lo hayas confeccionado, usa media docena de velas blancas o doradas.

Utensilios:

-Un altar o velas, como hemos dicho antes.
-Lápiz y papel.
-Un apagavelas.
-Cerillas.

Encendemos todas las velas del altar. Seguidamente, nos sentaremos y meditaremos sobre el año que termina. Nos centraremos en aquello que es importante para
nosotr@s, es decir, el trabajo, las relaciones, la espiritualidad, nuestras metas, nuestros proyectos. Haremos una evaluación de lo que nos ha ido bien, de lo que haríamos de otra manera, de lo que hemos dejado atrás, de lo queremos en un futuro. Los puntos más importantes los escribiremos en un papel. Lo doblaremos y lo guardaremos en nuestra agenda, en nuestro diario o en una cajita.

Escribiremos nuestros deseos y proyectos

Apagaremos las velas y nos sentaremos unos instantes en la oscuridad. Disfruta del intervalo entre el año que se va y el que viene. Este es el momento de pausa y de relajación entre el pasado y el futuro.
Visualiza la Natura, las semillas bajo la tierra esperando germinar. Despídete del ayer y permite que tus ilusiones más importantes se manifiesten desde tu interior a partir de la oscuridad. Ahora caminamos hacia la Luz.

Las semillas de nuestras esperanzas darán lugar a los frutos del mañana

Enciende las velas de nuevo, da las gracias a la Luz que te ilumina y te guía. Permite que la calidez te envuelva. El nuevo ciclo ha empezado y el Sol ha regresado. Piensa en tus proyectos, en tus energías renovadas, en tus objetivos para el año que entra. Escribe tus metas en un papel. Dóblalo y ponlo en el altar, junto o debajo de las velas. Deja que se consuman. Disfruta de tu ritual de transición.


Dejaremos que las velas se consuman lentamente


Espero que os haya gustado y os deseo un muy Feliz Solsticio de Invierno !!!

Petitabruixa

5 comentarios:

Rozonda dijo...

Muchas gracias, andaba tonta intentando pensar un ritual de Yule y este es estupendo y muy bonito.

Petitabruixa dijo...

Brujilla, me alegro que te guste. Es muy sencillo pero me parece muy práctico y objetivo.

Feliz Yule, guapísima!

Miau dijo...

Me gusta mucho este post :-)

recibe tu también mis... ¡FELICIDADES!

Petitabruixa dijo...

Molts petons per tu i la teva familia!

De tot cor,

Bones Festes !;-)

Anónimo dijo...

hola¡¡¡¡
Me ha gustado mucho el ritual,es muy sencillo pero precioso...muchas gracias por compartirlo..