Un blog donde la Magia y la Vida se unen para entrelazarse.
De raíces Wiccas, hablaremos de rituales, hechizos, protecciones, amuletos, adivinación...
Para crecer como personas y ser felices. Para hacer de nuestro día a día un camino espiritual, rico y lleno de Luz.

Bio:

Mi foto
Barcelona, Catalunya, Spain
Tarotista profesional, he aprendido, por herencia, el Tarot Evolutivo que te ayuda a crecer en la vida. Considero el Tarot como un guía, amigo y consejero. Asimismo, creo en la Magia y en sus rituales siempre en fin de bien. Soy una bruja Wicca ecléctica que trabaja con velas, inciensos, piedras, etc. y con los elementos de la Naturaleza. Deseo que la Diosa derrame bendiciones como pétalos en tu corazón...

martes, agosto 29, 2006

Ceremonial Mágico para Inaugurar un Negocio

Desde los tiempos antiguos, los negocios siempre estuvieron envueltos de un halo de magia y, en muchas ocasiones, le acompañaba un ritual. Y ello ha llegado hasta nuestros días.

Al principio eran simples intercambios entre tribus, entre clanes, entre viajeros y l@s nativ@s del lugar. Se desarrollaba con un cierto orden, una pequeña ceremonia en que un@s y otr@s intercambiaban mercancías y utensilios. El pacto se cerraba con
un gesto, una bebida especial, una comida o un abrazo.

Y podemos observar que en la actualidad, muchos negocios se cierran con un apretón de manos, una cena o un brindis. Posteriormente se perfilan los detalles.
En el mundo árabe, por ejemplo, es famosa la ceremonia del té que acompaña la compra de mercancías, esas largas charlas en las que se regatean los precios en un juego psicológico que parece una partida de ajedrez y que, por si sólo, constituye todo un ritual.
También los aromas, los inciensos están presentes en los comercios. De hecho, siempre se ha dicho que el incienso "llama a los clientes", colocado en la puerta de un negocio dejando que su esencia los atraiga.

Brujos y chamanes siempre han sido consultados cuando alguien deseaba hacer un intercambio, vender su cosecha, comprar ganado, etc. Se les pedía buena suerte en esa futura transacción. En caso de adquirir una nueva vivienda, el chamán expulsaba los espíritus malignos y atraía la paz, la prosperidad y la alegría a la casa.
Estas técnicas se siguieron usando en el cristianismo con la bendición del local para que el futuro fuese prometedor.

Igualmente, en Grecia y en Roma, las pitonisas eran visitadas para saber si la fecha en que se abría un negocio era favorable, si los augurios eran positivos.
La Luna, en especial, y su tránsito por los diferentes signos ha sido estudiada con afán para saber si el instante era favorable para emprender una actividad comercial.

En China, con la ayuda del feng-shui, tienen una larga tradición de elegir muy cuidadosamente el lugar donde se hallará el local y estudian dónde es favorable cerrar unas negociaciones. Las entradas de los edificos deben estar en armonía con las líneas que hacen discurrir la energía o chi.
Asimismo, la fecha para llevar a cabo transacciones es muy importante para ellos ya que se basan en el Horóscopo Chino y en las prácticas esotéricas orientales.

Hoy en día, esta práctica se sigue utilizando. Muchas personas consultan a brujas, tarotistas y magos de su confianza para ritualizar sus comercios y atraer la prosperidad a sus puertas.

La inauguración de un negocio precisa de una ceremonia adecuada, privada, que efectuará el propietario del comercio en total soledad antes de abrir al público. Posteriormente se invitará a amig@s, convidando a canapés y a una bebida, generalmente un buen cava.

Para la apertura de un local sugerimos el siguiente ritual:

-Ritual Mágico de Inauguración.

Reuniremos los siguientes materiales:

-Cerillas de madera.
-Un kilo de sal marina (mejor gruesa).
-Cuatro velas de color negro.
-Cuatro velas de color amarillo.
-Una pirámide hueca.
-Una cartulina blanca.
-Un recipiente de barro con carbones e incienso litúrgico (tipo Cátaro).

Para empezar el ritual debemos orientarnos en una zona del local, la que escojamos, hacia los cuatro puntos cardinales. En cada punto cardinal pondremos una vela de color negro, la cual será protegida por un pequeño círculo de sal. Seguidamente encenderemos las velas con las cerillas de madera e invocaremos la protección (también puede ser mediante oración) de la Diosa, si somos católicos, de un santo o simplemente pediremos ayuda.
Al mismo tiempo, el recipiente que contiene los carboncillos con el incienso cátaro, también lo rodearemos de sal (para que su acción sea protegida) y los prenderemos de manera que el incienso purifique la ceremonia. Este recipiente lo colocaremos cerca pero no debe estar entre las velas (el cuadrado que forman).

Dibujaremos un tercer círculo de sal y en su interior dejaremos la cartulina en la que habremos escrito la fecha de inauguración de la empresa, el nombre de la empresa y la palabra "Inauguración" (puede ser substituída por "Apertura"). La pirámide hueca la situaremos encima sobre la cartulina, oriéntandola de manera que cada una de las caras coincida con un punto cardinal. Así, potenciará lo escrito en ella. Junto a cada una de las caras, ubicaremos una vela de color amarillo que endenderemos con las cerillas de madera. Estas velas suministrarán energía y fuerza a la pirámide.

Para terminar, nos relajaremos y observaremos el ritual pensando en la inauguración del local y en nuestros deseos de éxito, de prosperidad y de suerte.

Una vez que las velas se hayan consumido, el ceremonial habrá concluído.

Recogeremos los materiales, los guardaremos en una bolsa que guardaremos celosamente, en un lugar secreto ,y de la que no tendríamos que desprendernos. La excepción a ello sería en caso de cierre o traspaso.

Este ritual no substituye ni el trabajo ni el esfuerzo que conlleva un negocio. Sin embargo, si eres optimisma, fuerte y tienes las ideas claras este ritual propiciará que la suerte te acompañe.


Bien hallados !!!

Image hosted by Photobucket.com

***Bibliografía: "Rituales secretos para la inauguración de tiendas y negocios" de Mitxel Mohn.